El blog

-
Pollo con brócoli estilo oriental

¿Te suele ocurrir, que en verano apetecen platos con sabores frescos y orientales? A mí sí, pero siempre en su versión más ligera y con ingredientes saludables. Por eso, hoy te traigo esta versión del pollo con brócoli estilo oriental. Un plato con todo el sabor de un plato oriental, pero bajo en grasas, azúcares añadidos y carbohidratos.

Ingredientes del pollo con brócoli estilo oriental

— 120 gramos de pechuga de pollo o pavo

— 1/2 cebolla mediana (30 gramos aproximadamente)

— 1 diente de ajo

— 100 gramos de brócoli

— Salsa de soja

Jengibre fresco

— Aceite de oliva virgen extra

— Pimienta negra molida

— Semillas de sésamo o ajonjolí

Nuestro pollo con brócoli estilo oriental, ahora a la cocina

Lavamos el brócoli y cortamos los ‘arbolitos’ de tamaño mediano. Ponemos a hervir una olla con agua y cuando llegue a ebullición, añadimos los ‘arbolitos’ de brócoli. Cocemos durante 3 minutos y reservamos.

Pelamos la cebolla y picamos en cuadritos pequeños. Igualmente hacemos con el ajo, lo pelamos y picamos en trocitos lo más pequeños posible. Añadimos unas gotas de aceite de oliva virgen extra a una sartén y añadimos el ajo picado. Cuando empiece a dorarse y a desprender olor, añadimos la cebolla y cocinamos a fuego suave-medio hasta dorar. De este modo, se cocinará bien y no se quemará por fuera quedando cruda por dentro. Podemos tapar la sartén para que se cocine más rápidamente.

Mientras la cebolla y el ajo se están cocinando, cortamos la pechuga de pollo en cuadritos de tamaño pequeño, máximo de 2 centímetros de grosor, para que sea fácil comerlo de un solo bocado. Cuando la cebolla y ajo estén dorados, añadimos la pechuga ya cortada a la sartén y cocinamos. En ese momento añadimos 1 cucharada de salsa de soja, la pimienta negra molida y rallamos un poco de jengibre por encima. La cantidad de soja y jengibre dependerá de lo que te guste de salada y picante la comida, yo recomiendo añadir en primer lugar poca cantidad, e ir probando y rectificando añadiendo soja y jengibre hasta que tenga el punto deseado.

Cuando el pollo esté cocinado, añadimos los ‘arbolitos’ de brócoli previamente cocidos, lo dejamos cocinar moviendo e impregnando con la salsa de soja durante otros 5 minutos. Servimos nuestro pollo con brócoli estilo oriental y espolvoreamos unas semillas de sésamo o ajonjolí por encima. Y disfrutamos la versión saludable de esta receta asiática.

No sobrecocines las verduras

En primer lugar y lo más importante, es porque pierde nutrientes. Segundo, para mantener su sabor y frescor y no quede una verdura pasada, blanda y que se rompa fácilmente mientras la cocinamos incluso en la sartén.

Cuidado con la sal de la salsa de soja

La salsa de soja tiene mucha sal, por lo que las recetas y preparaciones que hagamos utilizando esta soja, no necesitarán llevar sal añadida, en primer lugar para no estropear el sabor del plato, y en segundo lugar, para no sobrepasarnos de la cantidad de sodio diaria recomendada para mantener nuestra salud cardiovascular de forma óptima.

Añadir las especias poco a poco

Al cocinar con especias, picantes y salsas, es mejor empezar añadiendo pequeñas cantidades e ir aumentando poco a poco hasta obtener el punto deseado. En la cocina siempre es mejor quedarnos cortos al principio, y rectificar añadiendo más adelante, ya que si nos pasamos con las cantidades desde el inicio de la preparación, destrozamos el plato y quedaría incomible sin opción de rectificar.

Lo más reciente en el blog:

También te puede interesar:

Déjame tus comentarios

avatar

  Suscríbete  
Notificarme de

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies