El blog

el
Pizza con base de calabaza sin gluten

¿Hay alguna sensación más satisfactoria que comer comida saludable, sabrosa y cocinada con tus propias manos? Conocer la procedencia de cada uno de los ingredientes, incluso, hacerla acompañada de quienes más quieres, como tus familia y amigos. Así que hoy aprenderemos a preparar una pizza con base de calabaza sin gluten.

En este caso, para la masa utilizamos calabaza y harina de arroz en lugar de utilizar harina de trigo. De este modo, conseguimos una base para nuestra pizza, totalmente sin gluten, con ingredientes reales y saludables que harán las delicias de todo el que la pruebe. 

Ingredientes de nuestra pizza con base de calabaza sin gluten

Para la base:

— 150 gramos de calabaza asada

— 50 gramos de harina de arroz

— 1/4 de cucharadita de polvo de hornear o levadura en polvo

— 1 huevo de corral

— Sal marina

Para el topping:

— Tomate frito

— Pollo asado desmenuzado

— Queso Mozzarella rallado

— Queso de cabra en rulo

— Orégano

— Rúcula fresca

Nuestra pizza con base de calabaza sin gluten, ahora, a la cocina

En un bol, vertemos los ingredientes de la base: la calabaza asada, la harina de arroz, el huevo, la levadura en polvo y una pizca de sal. Removemos muy bien con ayuda de un batidor manual, hasta que todos los ingredientes estén mezclados y obtengamos una masa homogénea, sin grumos.

Mientras preparamos la masa para la base, precalentamos el horno a 200 ºC.

Disponemos una lámina de papel vegetal sobre una bandeja de horno y encima, vertemos nuestra masa de la base. Con ayuda de una espátula, le damos la forma redondeada de la pizza, intentando dejarla lo más delgada posible para que quede crujiente tras hornearla.

Introducimos la bandeja con nuestra base de la pizza en el horno y horneamos durante 20 minutos a 200 ºC.

Sacamos la base de nuestra pizza con base de calabaza sin gluten del horno, y procedemos a añadirle los toppings. En este punto, puedes echarle los toppings que más te gusten o que tengas en casa. En esta ocasión, vamos a añadir una base de tomate frito, pollo asado desmenuzado, queso mozzarella rallado, queso de cabra en rulo, que habremos cortado previamente en rodajas.

A continuación, volvemos a introducir la pizza en el horno, y horneamos durante 10 minutos más, o hasta que el queso esté dorado. Sacamos nuestra pizza del horno y finalizamos añadiéndole unas hojas de rúcula fresca y de orégano espolvoreado por encima.

Servir, ¡y a disfrutar!

¿Te gustan estas recetas de pizzas saludables? No te pierdas una de mis favoritas: la pizza con caprese con base de quinoa ¡es una delicia!

Déjame tus comentarios

avatar
  Suscríbete  
Notificarme de